viernes, 1 de abril de 2011

No me acostumbro a estar sin ti...









¿Por qué esas flores raras crecen en las aceras para ti?
Volveré a cogerlas, ¿sabes?
No me acostumbro a estar sin ti.






Para tus ojitos, metáfora de esa flor.
Gracias, Reichel, por prestarme la fotografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario